Baúl para almacenar juguetes KidKraft 14951

SKU: B002OED6II Categorías: , , Etiqueta:

Descripción

El baúl para almacenar juguetes Kidkraft es el mueble ideal para organizar los juguetes en la sala de juegos o en el salón. Se trata del clásico bául de madera que sirve también como asiento pero, a diferencia de los modelos convencionales, este incluye una bisagra de seguridad. La bisagra de seguridad evita pillarse los dedos debido a un cierre accidental de la tapa. El baúl para almacenar juguetes KidKraft tiene unas dimensiones bastante generosas: 76x46x54 cm y una capacidad aproximada de 188 litros.

El bául Kidkraft es muy fácil de montar gracias a las instrucciones paso a paso. Gracias a él, mantener la habitación de los niños ordenada y limpia ya no es un problema. Puede ser un buen regalo de cumpleaños o para las navidades. Se puede utilizar para guardar todo tipo de objetos: juguetes apilables, peluches, juegos de mesa, coches, balones, muñecas, etc. Además, el baúl para almacenar juguetes también puede tener otras utilidades. Por ejemplo, si se cuenta con un pasillo ancho o un buen distribuidor se puede utilizar para guardar las mantas de invierno o las colchas de verano. También puede servir las cajas de herramientas o incluso como zapatero: es muy útil para quitarse y ponerse los zapatos.

Características del baúl para almacenar juguetes Kidkraft

El peso total del baúl es de unos 15 kg. El baul Kidkraft incluye dos asas laterales para facilitar su traslado (es ideal para llevar entre dos personas). Tanto los laterales como su tapa están hechos de robustos tableros de DM (fibras prensadas de densidad media). Además de las bisagras, la tapa apoya sobre el faldón frontal, lo que significa que puede soportar perfectamente el peso de un niño. En los laterales la ranura para las manos está reforzada con una arandela plástica para que no nos hagamos daño al transportarlo. El acabado es en pintura blanca brillante.

La apertura de la tapa del baúl para almacenar juguetes Kidkraft es de unos 75 grados y queda sujeta por unos frenos hidráulicos para evitar que se cierre bruscamente. Este sistema de seguridad con cierre amortiguado evita que los niños se pillen las manos.