Cajas de madera con tapa para decoración o almacenaje

Podemos encontrar cajas de madera con tapa de muchos tamaños. Desde cajas muy pequeñas —como las utilizadas para proteger memorias USB— hasta cajas muy grandes como los baúles infantiles de madera para organizar los juguetes y peluches.

La mayoría de las cajas de madera con tapa incluyen una doble bisagra en su zona posterior, atornillada tanto a la base, como a la tapa. Además de la bisagra, en muchas de las cajas se incluye un pequeño cierre frontal o cerrojo para evitar que la caja se abra accidentalmente. Pero existen muchos otros diseños de caja aparte de estos dos.

Algunas cajas de madera con tapa no tienen cierre, otras tampoco tienen las bisagras sino que se cierran como si fuera una caja de zapatos. Otros modelos incluyen un compartimento interior que subdivide la caja en varias casillas con el fin de clasificar pequeños objetos. En otros diseños se incluyen dos pisos. También hay cajas de madera especiales para botellas de vino y botelleros. No solo el estilo es lo que cambia, también vamos a encontrar una gran selección de tamaños y materiales.

¿Con qué están hechas las cajas de madera con tapa?

Puesto que, en muchas de las ocasiones, estas cajas sirven como contenedor de almacenaje, generalmente, se utilizan maderas económicas como el pino o el abeto para su construcción. Estas maderas, son blandas, pero resistentes a los golpes, y muy ligeras. La ventaja de las cajas de madera de pino con tapa es que son muy baratas.

Comprar cajas de madera con tapa
Cajas de madera con tapa

Si contamos con algo más de presupuesto, en lugar de una caja de madera con tapa de pino la podemos comprar de madera maciza de roble. El roble es una madera noble mucho más dura, resistente y decorativa que el pino. Pero también es considerablemente más cara. ¿Existe alguna opción en medio? Sí, las cajas teñidas o pintadas.

Las cajas de madera con tapa se pueden decorar de muchas formas para que resulten más decorativas sin encarecer su coste. Una opción es teñir la madera, esto no solo se hace con este tipo de producto, también se hace en con algunos muebles. Por ejemplo, en las mesas de comedor industriales, es frecuente teñir o ahumar el roble para conseguir un tono más oscuro.

Mediante tintes se puede imitar el aspecto de maderas más nobles que el pino como el roble, la caoba, el nogal o el castaño. La imitación no es perfecta, la veta sigue siendo la del pino y no se la vamos a dar a un carpintero o a un ebanista. Pero el color queda muy aproximado y su valor estético se incrementa de gran manera.

Otra posibilidad para decorar las cajas de madera con tapa es pintarlas. Podemos jugar con los colores de la estancia para lograr interesantes combinaciones de tonalidades.

Formatos de cajas de madera con tapa

Las más pequeñas de estas cajas, como ya hemos señalado, suelen ser para guardar memorias USB o pequeñas joyas, pastillas, pendientes, etc. Después encontramos otro tamaño de caja, a menudo con crucetas interiores que subdividen el espacio, que resultan ideales para colecciones de minerales, hojas secas, componentes de electrónica, piezas de electricidad y ferretería, cuentas para pulseras y collares, etc. También podemos incluir, dentro de las anteriores, las cajas con tapa de vidrio para guardar té y otras infusiones.

Otro formato de caja muy habitual es la caja de tamaño estándar para el calzado. Viene a ser como una caja para guardar zapatos pero hecha de madera. Se puede comprar con tapa abatible o con tapa independiente. En este formato de cajas ya se abren muchas opciones ya que las podemos encontrar con muchos tipos de divisiones: longitudinales, en varias alturas, con subcajones extraíbles, etc. Estas cajas con tapa son auténticas cajas todoterreno. Su polivalencia permite utilizarlas para todo. Guardar herramientas, jueguetes, libros, ropa… Cualquier opción es posible.

Finalmente llegamos a las cajas grandes de madera. Estos contenedores son de grandes dimensiones y sirven para organizar maquinaria de bricolaje, cajas más pequeñas, archivadores y carpetas de oficina, productos de limpieza, botes de pintura, botellas de vino… La única limitación que tienen es que no sirven para conservar alimentos como patatas o fruta pues no suelen tener ventilación. Para conservar alimentos existen cajas apilables abiertas especiales para frutas y hortalizas.

Detalle de la tapa en las cajas de madera y bambú
Detalle de la tapa en las cajas de madera y bambú

Comprar cajas de madera con tapa

Al comprar cajas de madera con tapa es recomendable seguir los siguientes consejos:

  • Comprar cajas de madera con certificación FSC: solo los productos que cuentan con algún tipo de certificación ecológica pueden garantizar que los árboles talados para producir la madera han sido gestionados de manera sostenible. Es decir, que no se han cortado de zonas protegidas y que se reforestará el bosque tras la tala.
  • Acabado de las piezas: no todos los contenedores de madera se fabrican igual. Es importante que sus esquinas estén redondeadas, cepilladas y/o lijadas para que no nos clavemos astillas. También prestaremos atención a su superficie: debe ser lisa y suave, a menos que busquemos una caja rústica. En ese caso, comprobaremos que no esté ennegrecida y que se encuentre sana: sin carcoma ni ninguna de las otras marcas que dejan los insectos xilófagos al atacar la madera.
  • Tamaño: antes de comprar, planificaremos bien lo que deseamos guardar y nos aseguraremos de que la caja nos va a ser útil: algunas cajas son muy voluminosas y su devolución es un engorro.
  • Precisión: si tenemos la oportunidad de hacerlo (compras físicas) sería recomendable comprobar que la tapa encaja correctamente. Si es con bisagras comprobaremos que no tenga un exceso de holgura y que funcione correctamente. Al comprarla online nos guiaremos por las reseñas y opiniones de los compradores para comprobar que la caja es de buena calidad.
  • Altura admisible: si hablamos de cajas apilables comprobaremos cuántas unidades se pueden apilar de manera segura.

Comprar cajas de madera de pino es una excelente opción para nuestras necesidades de almacenamiento. La madera es un material natural y muy agradable. Cuando escojamos madera sin tratar comprobaremos que tiene un agradable olor a pino y resina.

La madera, siempre que proceda de fuentes FSC, es sostenible, renovable y ecológica. Es un material mucho mejor que el plástico (no es contaminante y es biodegradable) y que el cartón (se puede reciclar pero es mucho menos resistente).

¿Cómo hacer una caja de madera con tapa?

Si somos un poco hábiles y nos gusta el bricolaje nos podremos construir fácilmente una de estas cajas de madera. En youtube podemos encontrar un montón de tutoriales y vídeos que nos enseñan a hacer una caja de madera con tapa. Apenas se necesitan máquinas, con una sierra de calar, un atornillador y un poco de maña fabricaremos una excelente caja. Aunque para las cajas más difíciles también necesitaremos una fresadora.

[Total:1    Promedio:5/5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *